Los lunares son tendencia esta primavera

Los estampados son más importantes de lo que solemos percibir a simple vista. Más allá de la forma, corte y color de una prenda, un estampado es capaz de cambiar completamente su estilo y registro. Por ejemplo, una minifalda con igual diseño y corte no usará en las mismas situaciones con un estampado de pata de gallo (indicado en contextos elegantes como una reunión o entrevista de trabajo) que con un estampado de leopardo (indicado para contextos más informales, como salir de fiesta o a un concierto).

Por esto queremos destacar la importancia de que el estampado de lunares vuelva a ser tendencia, al menos durante esta temporada primavera/verano. La llegada de las ferias ha supuesto un impulso a los colores vivos con “topos” que tanto caracterizan a la cultura y moda sevillana. Pero, ¿por qué nos encanta el estampado de lunares?

El origen del estampado de lunares

La moda habla de la sociedad, la gente y su cultura, y por supuesto los estampados también. El diseño de lunares, tan identificable ahora con los vestidos de flamenca, tiene su origen en el siglo XVIII, cuando por errores de impresión en las telas, empezaron a aparecer pequeños círculos de colores que se conocían como lunares o topos (en referencia a los agujeros que crean los topos en el suelo al cavar sus túneles). Estas prendas con defectos se vendían como “taras” a un precio más bajo y empezaron a ser adquiridas por la gente más humilde, que desataron su creatividad y pintaban más círculos por toda la prenda, convirtiendo una tara o un defecto en diseño y moda.

Así, en España este estampado tiene una larga tradición cultural, y será en la década de los 1870 cuando se popularizó en el resto del mundo, a raíz de una publicación de la revista estadounidense Godey’s, que denominó al estampado como “Polka Dots” en referencia al baile Polka, originario de la República Checa, aunque la realidad es que los lunares nada tenían que ver con el folclore de esta danza.

Foto de delunaresytopos.com

Contando lunares hasta hoy

Así como ciertos estampados se han quedado como icónicos de una década, cultura o tribu urbana (el estampado escocés propio del Punk de los 70, el tie dye de los 90 o las flores coloridas de los años 60), el estampado de lunares ha sabido convertirse en una tendencia atemporal que siempre vuelve.

Foto de Vintage Dancer

Asimismo, no deja de ser el estampado estrella de la cultura andaluza, de los vestidos de flamenca y de las ferias de primavera.

Foto de Rocío Osorno

Cómo llevar los lunares con estilo

El estampado de lunares es capaz de aglutinar un amplísimo abanico de diseños, colores y tamaños, lo cual resulta en una gran variedad de estilos para todos los gustos.

Para seguir la tendencia de esta primavera, recomendamos algunos consejos prácticos de estilo:

  • Apuesta por los colores estivales: blanco, amarillo, tonos pastel y el color estrella para el estampado de lunares, el rojo.
  • Atrévete con cortes y diseños modernos: no dudes en adaptar el estampado de lunares a las prendas de temporada: los bodies, faldas largas, monos y pantalones palazzo triunfarán esta temporada.
Foto de DHgate
  • El tamaño importa: ten en cuenta el tamaño de los lunares en el diseño, ya que los lunares muy grandes no estilizan la figura. Por otra parte, los lunares demasiado pequeños quedan genial pero son más de estilo vintage años 50. Lo mejor es elegir lunares de tamaño pequeño/mediano, todos iguales en forma y tamaño. En cuanto al color, las prendas con lunares de varios colores tienen un plus de originalidad.
  • Rematando con volantes: las mangas de volantes son el broche perfecto para las camisas de lunares, así como al final de la falda, pues añade sensación de movimiento y les aporta un toque más veraniego y flamenco.

Deja un comentario